Guggenheim: un inodoro de oro

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on FacebookEmail to someone

Guggenheim: un inodoro de oro

inodoro

El Museo Guggenheim de Nueva York instalará un inodoro de oro macizo de 18 kilates. Pero no estará en una de las salas, sino en el sanitario, disponible para que los visitantes lo usen.

El artista es el provocador italiano Maurizio Cattelan, que la tituló Estados Unidos 2016. Tiempo atrás, había vendido una estatua de un Hitler arrodillado y de la altura de un niño, con la que alcanzó un récord personal de 17 millones de dólares en Christie’s.

Hitler_2

La clave de la ubicación del inodoro es un símbolo de lo obsceno del mercado del arte hoy, con los precios extremos que pueden pagarse, así como del capitalismo americano. Al mismo tiempo, es una reflexión sobre cómo un objeto cualquiera que puede ser vendido por un precio ridículo muchas veces es, al mismo tiempo, un fenómeno popular que lleva a las masas a museos o galerías.

Exponerlo allí tiene sentido, ya que el Guggenheim fue una de las primeras instituciones donde se expuso materia fecal humana como arte. Fue una lata de metal titulada Merda d’artista del artista italiano Piero Manzoni.

La obra es también una referencia al mingitorio de 1917 de Marcel Duchamp, uno de los principales exponentes del dadaísmo, que trataba de demostrar que cualquier objeto mundano podía considerarse arte.

duchamp
Autor: Lucía Fernández Núnez
Tags

Post similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

3 × tres =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>