Val & Musso, y su cámara compartida

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on FacebookEmail to someone

Val & Musso, y su cámara compartida

Entrevista_ValMusso_1_web

El todo es más que la suma de las partes según la teoría de la Gestalt y,  probablemente algo de eso ocurre aquí. Luciana y Franco se conocieron en la escuela de Bellas Artes “Manuel Belgrano” y conformaron, desde aquél entonces, una pareja en el ámbito personal y laboral. Los años 90 los tomaron desprevenidos, pero en el nuevo siglo aprendieron de qué iba estar detrás del lente. Hoy instalados en un barrio porteño, conversamos previa a la apertura de la exhibición “Magia negra” junto a Pablo Ramírez.

Ella, Val; él, Musso. Luciana y Franco visten ambos de negro y responden ordenadamente pero se complementan. No dan vueltas, contestan sin pretensiones y sin pose alguna.

¿Un café, por favor?

Si el azar andá por las esquinas porteñas, Franco Musso estuvo de suerte mientras recorría el barrio de Palermo en 1995. Fue así que se cruzó con Santiago Sáez de Ona Saez, quién lo convocó para ser modelo de la marca de indumentaria. Repitió un par de veces hasta que uno compañero le sugirió sumarse a una agencia, luego llegó la propuesta de viajar a Francia.

Así la capital de la moda se transformó en un viaje de tres meses para la pareja. Mientras él se aburría en las sesiones, ella comenzaba a fotografiar portfolios. Casi en paralelo comenzaron a interesarse en la misma disciplina.

Participaste en una sesión fotográfica con Richard Avedon ¿Cómo resultó eso?

FM: Lo desperdicié porque yo no sabía quién era. Si bien tenía una noción muy vaga, fue apenas llegué a París. No pude apreciarlo.

LV: Nosotros nunca estudiamos fotografía. Yo me acerqué desde el arte en un colectivo en Bellas Artes, pero fue en París cuando me volqué porque me dí cuenta que podía ganarme la vida así. Yo tenía mi cámara, probaba con modelos y me vinculé a las agencias. Ahí arranqué. Franco empezó a ayudarme y luego yo a él. De alguna manera casi siempre trabajamos como un equipo.

FM: Aprendimos a prueba y error, quemando rollos (literalmente). El idioma también, nos fuimos sin saber nada., Uno de mis agentes hablaba español y también algunos compañeros, nos fuimos arreglando.

Entrevista_val&musso

Buenos Aires – París, París – Buenos Aires se transformó una ruta aérea habitual para este par hasta que en 2002 decidieron instalarse en Francia. 2003, 2004, no se ponen de acuerdo en la fecha pero por ahí va, para esos años Val & Musso se transformó en un todo.

LV: Sí, hay una rutina y es 100% compartida. No hay roles, hacemos todo los dos.

FM: En todos los aspectos estamos los dos. En la previa, en el durante y en el post.

Fue precisamente en 2004 que se hacen del premio mayor en el Festival Internacional de Moda y fotografía de Hyères, Francia – una llave para abrir con facilidad agencias, revistas, clientes por doquier-.  Val & Musso comienzan entonces a publicar en las principales revistas de moda y, en un efecto calculado por el sistema, a trabajar con las más reconocidas maisons.

Pasando revista

_MG_9124_Val_Musso_II_size

V Magazine, Numéro, Vogue de aquí y de allá, Harper’s Bazaar, incluida la versión nacional entre tantas otras. Cartier, Chanel, Dior, Gucci, Lanvin, Louis Vuitton, Viktor & Rolf,  Roger Vivier e Yves Saint Laurent son algunas de las marcas para las cuales trabajaron. De las páginas y producciones editoriales a católogos como publicidades.

¿Cómo fue que consiguieron ingresar en el mercado editorial internacional?

FM: Ganamos el concurso y ahí se nos abrió el paso.

¿Te podés sostener con las publicaciones?

FM: Nadie vive de lo editorial o al menos de esa clase.

LV: En moda hay dos mercados: uno más comercial de revistas como Cosmopolitan Elle y Allure. Ese sector le da más trabajo al fotógrafo y posiblemente accede a marcas locales. En el mercado donde nosotros trabajamos, está más ligado al lujo y ahí es prestigio. Pero dpnde hay prestigio no hay plata. Lo editorial es tu vidriera y funciona. Está hecho así porque resulta y eso lo aprendimos de un porrazo.

En tiempos de Instagram y de pasarelas de moda por Snapchat, Val & Musso toman instantáneas que parecen pertenecer a otro tiempo. Mantienen cierta elegancia y una distancia prudente. Hay algo onírico y mujeres lejanas en cada una de las fotografías. En ellos, las prendas no van deprisa, sino que se mantienen encapsuladas.

En la Argentina,  la dupla (la caja dentro de una caja), conformó un par con Pablo Ramírez. Se conocieron por algunos amigos en común y fotografiaron la colección Patria del diseñador antes de instalarse en París. En estos años se cruzaron en más de una ocasión, pero fue a través de la periodista e investigadora Laura Carrascal que encararon en conjunto la muestra “Magia negra”. La conjunción se pudo espiar en Rosario durante el último año y actualmente en la sede porteña de la Fundación OSDE ( Suipacha 658). 

Dicen que la moda pasa y el estilo permanece. Pero es entretenido hojearla, cuál instante que registra nuestro tiempo. Aún cuando vamos apurados.

Autor: Celeste Nasimbera
Tags

Post similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

6 + 17 =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>