Un viaje interestelar con Mateo Amaral

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on FacebookEmail to someone

Un viaje interestelar con Mateo Amaral

Viajar a otra dimensión es, sin dudas, lo que el hombre ha intentado hacer durante su existencia. De alguna forma, Mateo Amaral, marplatense del año ’79, lo refleja en toda su obra artística.

Se trata de “una piedra negra” un trabajo que lleva 12 años de producción,con idas y venidas, pero con una idea clara “la realidad es una construcción y nosotros somos los que la construimos”.

Mateo estudió algunos años de ilustración en la Escuela Martin Malaharro, Mar del Plata. Luego, tras venirse a Capital Federal, siguió animación en el Instituto de Cine de Avellaneda. Su vida en la Gran Ciudad vino de la mano del grupo Oligatega junto a sus amigos Mariano Giraud, Maximiliano Bellmann y Alfio Demestre.

galeria-11

Distrito Arte: ¿Cómo te acercaste al mundo del arte?

Mateo Amaral: Cuando vine a Buenos Aires conocí a los chicos con los que luego hicimos el grupo Oligatega. Empezamos  a trabajar juntos haciendo cosas y terminamos ahí, medio sin buscarlo.

DA: ¿Qué te motivó a crear?

MA:  Supongo que es algo adentro, que al salir es placentero. Creo que es una necesidad, no una elección. Imagino que las personas somos antenas, recibimos información de algún lado y no nos queda otra que procesarla un poco y volver a escupirla.

DA:¿Por qué arte visual?

MA: No definiría lo que hago como arte virtual, pero lo digital es muy importante en mi trabajo.  Me llama la atención como la cultura humana construyó lenguajes para tratar de entenderse a sí misma y al universo. El lenguaje digital se acerca mucho a parte de nuestros procesos mentales: pasan cosas adentro de nuestra cabeza, fluyen ideas confusas y se mezclan con otras, absorbemos las ideas de otros y afectan nuestro funcionamiento, observamos el mundo y tratamos de entenderlo. Las computadoras son como una especie de simulacro de lo que pasa adentro de nuestra cabeza, pero afuera. Me interesa ese espacio digital para observar desde otro punto de vista lo que viene haciendo nuestra especie hace 30mil años. Es como meditar.

DA: ¿Qué fue lo que te influenció?

MA: Desde muy chico me fascinaron los dibujos animados y los videojuegos. Los salones de videojuegos eran casi como otra dimensión para mí, totalmente futuristas: las pantallas, los sonidos superpuestos. A los 16 años tuve mi primer computadora y su lenguaje me marcó mucho. Las computadoras son modelos de nuestros propios cerebros. En el año ’95, conocí el  juego Out of this world creado por Eric Chahi, un francés  que tenía 18 años y terminó siendo una de las influencias estéticas más fuertes en mi obra. Más adelante conocí la revolución psicodélica y los estudios de Robert Anton Wilson, Terence Mckenna, John Lilly  y Alan Watts. Son la base conceptual de mi trabajo.

DA: ¿Por qué titulás a tu obra “Una piedra negra”?

MA: No se bien por qué, pero lo imagino como algo casi impenetrable que tiene cosas en su interior. En el largometraje es un objeto que transmite ruido con información codificada.

DA: ¿Cómo es trabajar en una obra por tanto tiempo?

MA: Un cuchillo de doble filo. Por un lado, me permitió desarrollar algunas ideas de una manera muy orgánica, por el otro, a veces me canso y pierdo perspectiva.

DA: ¿Qué es lo que buscás transmitir con tu obra?

MA: Me encantaría trasmitir la idea de que la realidad es una construcción y nosotros somos los que la construimos. Eso no significa que vas a poder volar solo con desearlo. Significa que nuestro cerebro es una computadora con muchos programas corriendo que determinan nuestras reacciones, estados de ánimo, lo que pensamos, las emociones…podemos modificar esos programas para sentirnos mejor y superar nuestros miedos, eso se llama metaprogramación.

DA:¿Qué tipo de reacción es la que más te gusta de la gente?

MA: Varias veces pasó que se me acerquen personas con cara de sorpresa y confusión y me digan que habían viajado a otra dimensión mientras veían mi trabajo. Sin duda, eso es lo que más me gusta.

DA¿En qué momento del día sos más creativo? 

MA: Generalmente trabajo de día y a la noche ya estoy quemado. Pero muchas veces me despierto a mitad de la noche con alguna idea y la tengo que anotar. Generalmente, terminan siendo ideas importantes dentro de la obra., así que también trabajo mientras duermo.

DA:¿Qué es lo que más observás de la naturaleza y todo lo que nos rodea?

MA: La naturaleza es el planeta, las hormigas, las plantas, las estrellas, las galaxias, los agujeros negros, pero nosotros también somos la naturaleza. Le pusimos ese nombre para separarnos de ella pero no es real la separación. Observo todo, en una selva las plantas crecen una encima de la otra. La naturaleza es infinita, a veces me da vértigo.

DA¿Qué proyectos tenés para este año?

MA: A partir del 7 de agosto, tengo una muestra individual en Espacio Pla, invitado por Celina Pla y curada por Tomas Rawski. Además, tengo varios sets audiovisuales programados: el 9 de agosto en Ciclo P, otro más adelante en el mítico Requiem. En septiembre tenemos una muestra en la galería Pasto junto con Oligatega. Por otro lado estoy intentando conseguir subsidios para terminar el largometraje.

Autor: Mariano Carrizo
Tags

Post similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

siete − uno =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>