Sara Rainoldi: una artista instagrammer

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on FacebookEmail to someone

Sara Rainoldi: una artista instagramer

Entrar a la casa de Sara es conocer directamente su esencia, y entender cómo su vida y profesión son una sola cosa. Respira, come, duerme y pinta en el mismo lugar, porque el arte ya no sólo forma parte de su vida: es su vida. Distraída, simpática y risueña cuenta que se fue a vivir sola para poder pintar a toda hora: “Sin que nadie me juzgue”.

No podemos pasar por alto la definición clásica para que nuestros lectores puedan terminar de definir su perfil: Sara tiene 23 años, es hija única, estudia Artes Visuales en la Universidad Nacional de Arte, vive en Coghland y pinta sus sueños.

Las imágenes oníricas son parte del lenguaje que utiliza y que vuelca no sólo a sus pinturas, también a fotografías polaroid que se exhiben en diferentes rincones de su taller. Están sobre las paredes, en la heladera, junto a los bastidores o sobre su escritorio. “Me gusta registrar el momento de desvelo” nos dice Sara, para revelarnos que todo lo que tiene de naif, lo tiene también de excéntrica.

Según cuenta no recuerda cuándo empezó a pintar: “Fue algo que me acompañó en la vida, siempre estuvo ahí. Mi papá también lo hace. Tengo intacto el recuerdo del día que me compró mi primer caja de lápices de colores y de esos paseos de domingo a la mañana, en los que me llevaba a ver muestras de arte”.

En 2014 empezó a interesarse más de lo que ya lo hacía por la moda y decidió así empezar a intervenir las tapas de las revistas que más le gustaban: “Me interesa muchísimo el color y las combinaciones, cuando el color se combina con texturas es una combinación explosiva”, dice.

Un año después, la diseñadora Vanesa Krongold la contactó por Instagram para usar sus dibujos como diseño en su colección de verano, y desde entonces, no pararon de hacer cosas juntas.

En cuanto a Sara, su arte llegó hasta Gucci: “Un día me llegó un mail mientras caminaba por la calle y no lo pude creer. Pensé que era mentira, me dijeron que me habían seleccionado, me dieron dos estampados de la colección y me pidieron que pintara sobre uno de ellos. Después de que el proyecto saliera publicado me mandaron otro mail diciéndome que Alessandro Michele, el diseñador, había quedado encantado. Y así mi trabajo se convirtió en un Gucci”.

Así como los sueños, la moda también la atraviesa. Todavía no sabe cómo, pero algo nos dice que Sara Rainoldi está planeando dar un próximo batacazo. “Algún día me encantaría tener una marca, algo que sea propio pero sin nunca abandonar la pintura”, nos revela. ¿Será ese su próximo proyecto?

Autor: Mora
Tags

Post similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

1 × 5 =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>