Rocío Coppola: el oficio

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on FacebookEmail to someone

Rocío Coppola: el oficio

DSC_8126

En su taller no sabemos por dónde empezar a mirar: hay un bastidor, una pared llena de herramientas, un larga mesa y obra –literalmente– por todos lados. Colgadas de las paredes, las piezas recrean un espeso bosque de alambre, redes y mallas. Ahí trabaja, cuál artesana, generando incluso a través del esfuerzo físico.

Rocío Coppola es sobrina nieta del fotógrafo y cineasta Horacio Coppola y -cuenta- que se crió observando a su madre pintar con óleo y espiando en la fábrica de fundición de metal de su abuelo. Con los oficios y técnicas aprendidas en el Bellas Artes y en el taller del escultor Aurelio Macchi, se formó como artista.

“El arte fluye, está en todo, es un estilo de vida”, afirma convencida antes de realizarle la primera pregunta. No marca distancia alguna en sus modos. Todo lo contrario. Se da paso entre las obras, levanta, saca, nos muestra y vuelve a guardar. “Al estar con los materiales, en la investigación vas de una forma a la otra. Entrás en un túnel que no se acaba. Haciendo en el taller encontré mi propia imagen”, explica sobre la construcción de su propio estilo, su manera.

DSC_8181

Breves apuntes de rutina creativa por Rocío Coppola

¿Pero cómo se hace arte todos los días? Rocío va al taller entre  2 o 3 veces por semana. Por cuestiones de espacio, realiza la mayoría de las obras ahí, menos las tintas, que puede llevarse a su casa. Cuando aparece qué hacer, inicia una investigación. “Tengo libros, enciclopedias, incluso de botánica de mis abuelos. Busco imágenes marinas, investigo las algas, y si puedo saco fotos”, cuenta.

Rocío realiza obras con materiales inorgánicos para transformarlos en imágenes opuestas, ligadas más al universo natural. Tal vez más que contradicción, lo que produce es un equilibrio. Con alambres, redes, mallas, cercos plásticos y virulana construye piezas de importante tamaño con las formas propias de la naturaleza: un fondo marino, un capullo, un nido. Entre toma y toma fotográfica saca una caja y me muestra las más extrañas semillas. Recolecta, guarda y luego hace.

DSC_8129

De principio a fin

El de ella es un trabajo físico de transformar el material, porque ahí está uno de los principales objetivos de su labor. “Empecé a trabajar con escultura en yeso directo y después quise aliviarla. Quería que la escultura pesara sólo visualmente, que parezca suspendida. Es un desafío”.

Su arte en más de una ocasión se tropezó con el diseño, no en la realización. Ella crea sin una funcionalidad, pero sí encontró cómo vincularse. En 2007 fue convocada para intervenir la pasarela de Vicki Otero en su presentación en BAFWeek, mientras que el año pasado formó parte de “La Selección”curada por el Observatorio de Tendencias (INTI) en Puro Diseño. Actualmente en los locales de Cora Groppo es posible probarse sus diseños en remeras y camisas. Además reduciendo notablemente el tamaño de sus piezas se encuentra presente en la tienda A.M.O (Gurruchaga 1763) hasta el próximo 15 de diciembre.

Su obra se puede espiar detrás de una vidriera o probarse para vestir. Rocío Coppola es una artista que abre su taller y nos acerca lo que hace. Se pone el overol y nos permite encantarnos con su oficio.

Celeste Nasimbera

Texto. Cele Nasimbera

Dirección de arte. Gonzalo Del Valle

Autor: Celeste Nasimbera
Tags

Post similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

5 × tres =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>