Pablo Lehmann: la paz entre papeles

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on FacebookEmail to someone

Pablo Lehmann: la paz entre papeles.

entrevista_pablo lehmann2

Letras. Cuando uno entra ve letras. Letras en los lomos de los libros de una biblioteca angosta y alta donde ya no entra nada más. Letras de madera cubiertas por páginas con más letras. Y en el fondo un escritorio, una silla y en ella un hombre de cuarenta años. Camisa blanca, jean gris, una mirada seria pero amable, ojos claros, una barba al ras y algunas canas.

Pablo Lehmann nació en 1974 y en la secundaria era “el compañero que dibuja”.

Me pasé toda la secundaria dibujando. Cosas futuristas. Una Buenos Aires del 2050, terceras guerras mundiales, superhéroes. Mi viejo compraba la revista Humor que traía un montón de caricaturas y me encantaban. También tenía muchas colecciones de historietas.

Cuando terminé el colegio me anoté en Diseño Gráfico y también empecé un taller de pintura con Osvaldo Ferraro. Pero la carrera no me convenció y finalmente me inscribí en la Escuela Nacional de Bellas Artes P. Pueyrredón (actual IUNA), donde me gradué como profesor. En 2006 me recibí de Licenciado en Artes Visuales. Ahora estoy dando clases en el IUNA y en la escuela 22 de Tigre.

Cuando empecé con eso no sabía cómo iba a ganar el dinero. La idea era hacer exposiciones y dar clases, y eso es lo que hice.

entrevista_pablolehmann

Pablo tiene cuarenta años y una manera de hablar tranquila, una voz suave y calma, una paciencia que se refleja en su obra. Una obra que se nutre de libros. A veces los desarma, los rompe, los recorta y usa esas páginas que se vuelven amarillas para crear. Crea habitaciones, camisas, escritorios, figuras con páginas de libros como materia prima de su arte.

Libros. Trabajar con libros es raro. Tenés un acercamiento al texto diferente. Ahora por ejemplo estoy haciendo una serie fotográfica sobre la novela “El amante” de Marguerite Duras. La transcribí entera en sábanas. Cuando la leí en su momento me había dado una visión. Y ahora que estoy más atento a que tiene que estar exacto es una cosa más anatómica. Es como ver una persona, un cuerpo y lo otro es como abrirla. Por un lado ves los mecanismos que hay porque estás copiando palabra por palabra y, por otro, descubrís cosas que no habías visto antes.

Referentes. Me interesa la filosofía, el psicoanálisis, la teoría estética. Leo, sobre todo, ensayos. A veces alguna novela. A (Alejandra) Pizarnik la leo desde mis épocas de estudiante y está presente en mi obra. También Borges, Cortázar, Paul Auster, Kafka y Edgar Allan Poe.

Calma. Sí, puede ser que sea terapéutico. Me siento tranquilo haciéndolo. No tengo esa cuestión de pesadez al hacerlo. Por ahí la gente que ve mi obra dice “uy, todo el tiempo que te llevará, ¿no te estresa?” Y no, como soy neurótico, obsesivo, que siempre estoy buscando algo para hacer, ahí encuentro cierta calma.

No tengo ansiedad por terminar una obra. Disfruto el proceso. Disfruto hacerla pero no puedo ver bien qué es hasta que no pasa el tiempo. No la puedo valorar mucho cuando recién la termino. Empiezo a ver una extrañeza de la propia obra para mi mirada y ahí descubro otras cosas.

La función del tiempo está en mi obra. Porque hay algo que es un proceso que lleva una fatiga física hacerla y el tiempo pasa y vos hiciste poco.

Gerardo Feldstein

Trabajar de noche. Empiezo a trabajar a la tarde pero, con música de fondo, me suelo quedar hasta la madrugada. Hay algo de serenidad, está todo silencioso afuera. Me gusta la idea de que mientras los demás duermen yo estoy trabajando.

El libro y el e-book. Cuando leo textos en pantallas siento como si estuviera yendo con una linterna: lo que alumbro lo veo, lo entiendo pero después lo otro me pierdo un poco. Pero no soy un melancólico del libro que se lamenta por su desaparición.

Las críticas. Les presto atención a las críticas. Sería como necio no tener en cuenta la opinión del otro. Uno está esperando eso. El reconocimiento del otro no pasa porque te digan que está bien o mal. Que haya algo que al otro le llamó la atención, que no pasó indiferente.

El público. Umberto Eco decía que el arte posmoderno es un arte que permite muchas lecturas. Vos podés tener un acercamiento a la obra desde un lugar puramente técnico, desde un lugar visual, porque te gusta, o por el lado del calado, de la artesanía, por cómo lo hizo. Hay otros que abordan la cuestión de la literatura, otros que abordan desde el lugar de la teoría estética. A mí me interesa eso, no me interesa llegar a un público especializado.

*Podés ver más de este artista en su web.

malena sanchez
Mica colace
Fede Kane

PERIODISTA

Malena Sánchez Moccero. Escribo free-lance para diferentes medios gráficos y doy clases en las carreras de periodismo de la UCA y USAL. También trabajo para una editorial de libros. Retrato lectores en el subte (lecturasbajotierra.tumblr.com) y soy feliz cuando nado.

FOTOS

Me llamo Micaela Colace. Soy fotógrafa egresada de la EFC. Viví en Arabia y las mujeres no tienen que usar velo. Soy madre primeriza. Uso muchas onomatopeyas cuando hablo, no puedo vivir sin música y me gusta mucho bailar, el helado y los atardeceres.

DIRECTOR DE ARTE

Soy Fede Kane. Nací en Buenos Aires. A los cinco años empecé a pintar en un taller de barrio con mi mamá. Hago arte en múltiples formas. Soy director de arte, serigrafista y muralista. Más de mí en Facebook.

Autor: Mariano Carrizo
Tags

Post similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

cuatro × cuatro =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>