Roberto y el museo del juguete

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on FacebookEmail to someone

Roberto y el museo del juguete

entrevista_DSC_2895

Maia, fotógrafa de Distrito Arte, viajó a México este verano y nos comentó sobre el Museo del juguete antiguo de México. Tiempo después una conversación vía skype con su actual director creativo, Roberto Yuichi Shimizu Kinoshita, nos sumergió en un mundo lúdico con historia familiar.

Los orígenes

entrevista_roberto_diptico

Su apellido no es mexicano, más bien, sus orígenes son japoneses y su rostro lo demuestra. Su abuelo fue quien desembarcó en ese país para empezar su legado familiar. “Él tenía un negocio donde se vendía tecnología. Luego de la segunda guerra mundial a Japón como a Alemania les prohibieron producir ese tipo de productos, por lo que empezaron a especializarse en todo lo que tuviera que ver con la robótica y los juegos. Fue entonces cuando en la tienda de mi abuelo empezaron a abundar los juguetes”, cuenta Roberto.

Cuando tenía 10 años, el abuelo de Roberto le regaló a su padre lo que después sería el puntapié de grandes recuerdos: una pequeña colección de timbres postales de distintos países. “Fue lo que despertó la inquietud de mi padre de guardar los objetos que lo hacían feliz”, cuenta y agrega: “La gran diferencia entre empezar a coleccionar de niño que de adulto, es que dentro de esa bella inocencia que es la infancia podemos juntar y coleccionar objetos que no se destacan por su valor monetario, lujo o valor comercial. Los niños coleccionan objetos por convicción y por un valor sentimental alto, y es ahí donde radica la magia de este archivo arqueológico”.

La infancia de Roberto

entrevista_DSC_2922

Los años pasaron y Roberto, junto a sus hermanos, aprendieron de qué se trataba la colección. Su padre, quien lleva el mismo nombre, les enseñó cómo debían buscar los juguetes, cómo regatearlos y cuánto valían. “Todos nuestros fines de semana, viajes familiares y tardes de diversión estaban dedicados a los depósitos de fierro viejo, a bazares, a congresos de coleccionistas, expo shows y a los tianguis de antigüedades. Pasamos muchos días entre el polvo y los objetos viejos, que con el tiempo se volvieron parte de nuestra vida. Aún no comprendíamos la majestuosidad de la colección que se estaba recolectando”.

La mayoría de sus viajes a los Estados Unidos y Japón fueron con la intención de visitar alguno de los congresos más importantes del mundo:  Chicago Toy Show, Houston Antique Center, Toledo, Ohio Antique show y Dallas Toy Show. “Pasábamos de 8 a 10 días recorriendo los miles de stands con juguetes antiguos, carteles, letreros, memorabilia, coleccionables y otras reliquias. En realidad estábamos ante miles de tesoros, piezas de arte y coleccionismo del más elevado nivel intelectual”.

¿Una anécdota? “Muchas, pero hay una muy graciosa. En un viaje que hicimos con mi familia a Estados Unidos, habíamos ido a todos los lugares donde solíamos comprar juguetes para la colección familiar. Era momento de la diversión y el destino era Disney. En el camino, mientras mi padre iba manejando, un cartel le llamó la atención: se trataba de una feria de antigüedades. El auto se desvió y nunca llegamos a Disney”.

El museo

El Museo del Juguete Antiguo Mexicano (MUJAM) es la colección privada más grande de juguetes que haya registrada con alrededor de 55 mil piezas. Es el resultado de la búsqueda exhaustiva, minuciosa y dedicada de una familia entera, que se mostró al público recién en el año 2008.  “Cada pieza tiene su propia aura y cada pieza tiene acumulada la energía de la felicidad y el gozo de los niños que disfrutaron, crearon e imaginaron universos fantásticos a través de los juguetes”.

El lugar no solo tiene juguetes, sino que que sirve también de un espacio donde las actividades culturales son parte de ese espíritu. Invitan a artistas a pintar sus paredes y todo, va quedando ahí, contando una historia.

Los pasillos están llenos de muñecos, historias y colores. Cada una de las piezas que tienen en el museo está registrada con fecha de compra, nombre del vendedor y precio por el que se adquirió. Un gran trabajo de una familia que se dedicó a hacer realidad el sueño del padre: tener una enorme colección de momentos.

¿Cuál es tu juguete más preciado dentro del MUJAM? En la Sala 2, se encuentra un cantinflas barrendero que me acompañó durante muchos años de mi infancia y en mis sueños al dormir. Lo importante es que cualquiera que llegue y vea a su alrededor, saque ese niño que todos llevamos dentro. Eso nos hace felices.

Entrevista_Renata_Schussheim

Fotos. Maia Croizet (desde México)

Fede Kane

Dirección de arte. Fede Kane (desde México)

Autor: Magdalena Ehul
Tags

Post similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

3 × cinco =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>