Mondongo: el plato del día

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on FacebookEmail to someone

Mondongo: el plato del día.

distritoarte_entrevista_mondongo

Sobre el cemento porteño corre la típica ansiedad de un día de semana, hay plazos que cumplir, trámites que cerrar, encuentros para concretar. Y detrás de un coqueto portón en el barrio de Palermo, se encuentra el taller de Juliana Laffitte y Manuel Mendanha del grupo Mondongo. Se abre una de las puertas e ingresamos a un espacio particularmente cargado, en lo material como en lo simbólico.

Suenan The Beatles y se siente –intenso– el olor de la plastilina. Hay obras (terminadas y en proceso de realización), computadoras, materiales desparramados, una biblioteca, piezas sueltas por aquí y allá.

Un libro sobre la obra cinematográfica del norteamericano Stanley Kubrick, un muñeco de Darth Vader, San Francisco de Asís sobre la pared, un retrato de Jorge Luis Borges y la dama del armiño de Leonardo Da Vinci con un bigote en un rincón de frases sueltas y dibujos varios. Un gloss rosa, una taza de café, un libro abierto… En el taller todo –y nada– tiene relación, todo vale. Ahí se trabaja, ahí de 9 a 18hs atiende la oficina creativa de Mondongo. En estos días, el esfuerzo está puesto en la inminente Bienal de Performance (del 27 de abril al 7 de junio en la ciudad y las provincias de Buenos Aires, Neuquén y San Juan).

Juliana habla pausado, ante cada pregunta se detiene por un momento a pensar y luego responde. Manuel no, él se mueve nervioso, va y viene.

◼︎¿Cuál es el primer recuerdo vinculado al arte?
Juliana Laffitte: Mi acercamiento es desde que tengo uso de razón, no tan direccionado a las artes visuales pero si desde la música. De chica quise estudiar piano, también escribía. Alrededor de los 12 años empecé con el dibujo.
Manuel Mendanha: Yo dibujé toda la vida. Siempre.

◼︎¿Cuál es su primer recuerdo compartido?
Juliana Laffitte: Nosotros cuando empezamos a salir compartimos taller. Yo pintaba en mi habitación y él me invitó a trabajar a su lugar. Ahí empezó a haber un diálogo muy fluido porque, a pesar de que cada uno pintaba lo suyo, estábamos compartiendo un mismo espacio.

Manuel Mendanha: Cursamos juntos el último año de Bellas Artes.  El primer recuerdo que tengo es un trabajo que realizamos para “Fundamentos visuales”. Era un damero, donde trabajamos figura y fondo, con personajes endemoniados. Se llamaba “Buscando a Esther”.

distritoarte_entrevista_mondongo1

Mondongo: La mesa está servida.

El nombre surge de un chiste entre adolescentes que Manuel conservó. Previo a un viaje a New York, que realizaron junto a Agustina Picasso (quién supo ser la tercera en cuestiones creativas) decidieron armar una carpeta con las pinturas de todos y por eso se auto titularon.  Al volver comenzaron a trabajar colectivamente. “Con el tiempo le encontramos la connotación: poner en una misma olla un montón de ingredientes y que finalmente caben en un mismo plato” explica Julieta Laffitte en un proceso de reflexión.

Mondongo es un colectivo. Inicialmente, hacia 1999, fueron tres y hoy son dos. Dos que comparten la vida dentro y fuera del taller. “En el encuentro con el trabajo grupal, coral, la autoría de las ideas se desdibuja, eso modificó nuestro sistema de trabajo” relata Manuel Mendanha para dar cuenta de las voces que recorren las obras.

◼︎¿Tienen una rutina?

Manuel Mendanha: Sí, pero fue cambiando. Cuando empezamos trabajábamos de otras cosas, entonces salíamos a las 18 hs y estábamos toda la noche. Después logramos vivir de esto y eso modificó nuestros ritmos. Además hoy tenemos una hija, eso también marca una diferencia. Trabajamos muchas horas todos los días, ese es básicamente el modo.

Juliana Laffitte: Estamos en diálogo, es como una danza constante,  que fluye y se traba. Es un movimiento.

distritoarte_entrevista_mondongo2

✱✱✱

Al ingresar al taller el olor que desprende la plastilina, la cual se amontona en seis diferentes colores sobre una extensa pared, se impregna en las fosas nasales. Con el correr de los minutos uno se acostumbra. Ellos ni lo sienten. Al servir el café, vuelvo a sentir la diferencia y le consultó a Julieta, ella ni lo nota.

✱✱✱

◼︎El material es elemento clave en Mondongo ¿cómo fue y es esa búsqueda?

Juliana Laffitte: Desde que Mondongo apareció, los materiales fueron una búsqueda constante. Inicialmente experimentábamos permanentemente. Ahora estamos un poco más asentados. La plastilina t el hilo son la base fundamental pero después van apareciendo cosas nuevas.
Manuel Mendanha: Y cosas viejas que vuelve a aparecer.  Los materiales un poco vienen de Berni y los primeros collages de “Juanita y Ramona”. Pero nosotros no trabajamos con desechos sino con materiales masivos. Hemos probado infinidad de materiales para brindar densidad a la obra.

En 2002, llegó un pedido “Real”. A través de un secretario de estado, les encargaron retratar al entonces rey, reina y príncipe de España. Mondongo decidió trabajar con espejos. El retrato por encargo se repitió, pero también se volvió sobre él por decisión propia. El grupo ha representado a propios y ajenos.

“Siempre tuvimos el deseo de comunicarnos con la mayor cantidad de gente posible” marca Julieta Laffitte. Hay una voluntad de contar, de acercarse, de dialogar. Probablemente ese vínculo con quién observa la obra se potenciará en la próxima presentación de grupo Mondongo en la Bienal de Performance. En ese marco presentarán “No soy tan joven como para saberlo todo“, un Palacio de Versalles, el hogar de Pinocho adulto, creado con pedazos de cajones de verduras. En una de las habitaciones paralelas al taller dos asistentes trabajan en un corredor inspirado en el salón de los espejos de Versalles. Un pasaje que conectará un espacio de experimentación de trabajo colectivo y una vidriera a la calle.

Una de las asistentes está dentro del corredor, cruzada de piernas, atenta a una tarea diminuta. Muy prolija, muy dedicada. La realización se compone entonces de otros, se ve en la misma rutina de trabajo. El arte está trabajando.

Mondongo dixit

◼︎Un artista? JL: ¿Hoy? Ugo Rondinone. / MM: Picasso.

◼︎¿Mayor logro de Mondongo? JL: El trabajo sostenido. / MM: Trabajar todos los días desafiando la cotidianidad.

◼︎ ¿La obra preferida? JL: Ninguna. / MM: Tampoco.

Ale caso

Dirección de arte. Ale Caso.

Autor: Mariano Carrizo
Tags

Post similares

Comentarios (2)

  1. Mari dice:

    Es Juliana no Julieta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

4 × 5 =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>