Mini Repo: Ezequiel Filgueira Risso

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on FacebookEmail to someone

Mini Repo: Ezequiel Filgueira Risso

Vinculó dos universos que lo identificaban: arte y psicología comunitaria. Y así hizo de sus obras una reflexión, una invitación al pensamiento social, al cuestionamiento.

“Serie roja del río” (2016) y “Gran Hall” (2013) son obras que Ezequiel Filgueira Risso hizo inspirado en problemáticas que vio en la villa 21-24 de Barracas, y que dan cuenta de la sensibilidad, pero también la profundidad, con las que el artista lee la realidad.

En rojo, unas pinturas con forma de señalamiento que el artista hizo diluyendo el pigmento de acrílico rojo “sangre” con agua del Riachuelo, contaminada de metales pesados que afectan directamente la salud de la gente. En blanco, una instalación de más de 1200 reproducciones en yeso de encendedores y “pipas” usados para consumir paco.

Así, hizo de temáticas sociales como la droga o la contaminación, instalaciones artísticas. Y de su sensibilidad, empatía y capacidad de vínculo, herramientas de trabajo.

Arte y psicología, ¿qué son para vos?

Creo que son dos terrenos muy afines y que pueden transitarse a la vez. El arte puede resultar una práctica al servicio de las necesidades e intereses de un grupo o comunidad, activar y reforzar procesos sociales e incluso motivar la participación ciudadana para promover formas de autoafirmación.

¿Qué representan las temáticas que elegís trabajar en tus obras?

La droga y la contaminación son, para mí, dos de las problemáticas que más aquejan a la población. Se trata de símbolos de la desigualdad social, producto del estilo de vida que decidimos llevar como conjunto. Así, poblaciones como las de la villa 21 carecen, casi por imposición, de acceso al agua, a la tierra o a infraestructura básica, así también como a factores como la información, los recursos financieros o políticos.

Me parece interesante mostrar cómo a veces, hacemos recaer sobre estos sectores la mayor parte de los riesgos potenciando sus vulnerabilidades.

¿Cómo fue trabajar en este proyecto? ¿Cómo lo llevaste a cabo?

Lo fui haciendo a la vez que colaboraba con el Hogar Niños de Belén, un espacio para acompañar a jóvenes en situación de calle y de consumo de sustancias dependiente de la Parroquia de Caacupé. Me hice hombre con ellos. Caminaba hasta la ribera con bidones y botellas de plástico que cargaba de agua del río para después pintar con ella y transferir sus plomo, mercurio y zinc sobre el papel.

Al mismo tiempo, las obras de los encendedores y las “pipas” las fui haciendo mientras que, junto con mis compañeros, salíamos a caminar el barrio para repartir el desayuno a los jóvenes que estaban en la calle. El suelo de las calles estaba cubierto de encendedores y de “pipas” usados para consumir paco. Al principio me costaba mirarlos, después los pateaba de la bronca y la impotencia; terminé levantándolos para hacer exvotos de yeso.

Es decir, con estas obras tomé un lenguaje propio del barrio que, además, aprendí a hacer tomando unas clases en la escuela de artes y oficios local, con el escultor Alberto Romero y así presenté objetos de arte popular en clave de arte contemporáneo.

¿Qué es para vos arte?

Lo considero una práctica al servicio de la empatía, del pensamiento y de la acción. Para mí puede funcionar como un factor de desarrollo humano y social.

Autor: Clara Gómez Carrillo
Tags

Post similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

12 − 11 =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>