Mariana Rodríguez Iglesias, amor al arte

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on FacebookEmail to someone

Mariana Rodríguez Iglesias, amor al arte

Prólogo: “El arte es para mí una forma hermosa de conocer la historia de la humanidad. La cultura y los objetos hablan de nosotros mucho más que cualquier discurso, no nos dejan mentir. El arte es, por eso, para mí, una manera de comprender el mundo”.

CRO_2710

CAPÍTULO 1 – LOS ORÍGENES

Hija de “dos profesionales”, Mariana Rodríguez Iglesias tiene dos almas gemelas: su melliza y el arte. “Mi hermana y yo somos muy sensibles. Triple piscis”, acentúa (y esta cronista, entiende bien por qué).

¿Cómo empezaste? “Yo quería estudiar idiomas. Pero al final, me metí en la carrera de Bellas Artes. Estuve un año y abandoné pero fue el peso de la intelectualidad de mi familia lo que me llevó a seguir la carrera de investigadora”, dice Mariana, que es graduada en Artes por la UBA.

Empezó a trabajar como curadora en 2006, año en el que hizo su primera muestra en la galería Appetite de San Telmo. Pero fue antes, en la revista Ramona, en donde abrió la primera puerta a su vocación. “Ramona fue un curso intensivo hacia lo contemporáneo. Mientras en la facultad estudiaba el Renacimiento y el Barroco, en la revista empezaba a ver cómo se movía una actitud artística en la Argentina”, cuenta.

CRO_2751

CAPÍTULO 2 – CURADURÍA

“Al principio, para mí era tener una idea y dialogar con los artistas que pudieran plasmarla, ponerla en tensión, contradecirla o avalarla. Era enamorarme de ciertas piezas y querer ver más. Con el tiempo descubrí que la curaduría es una práctica con múltiples facetas: uno es curador cuando se encuentra con un corpus de obras que ya está cerrado y tiene que trabajar sobre ellas o cuando lo convocan a hacer un trabajo con menos condición de autor”, dice. “Curar es editar. Es hacer un recorte, que, creo, en tiempos como los de hoy, en donde todo es una remixación de otra cosa, se vuelve muy necesario”. “En mi caso es como escribir un libro: me gusta trazar un recorrido, poner una obra que funcione de prólogo y otra que sea el epílogo”.

CRO_2775 copy

CAPÍTULO 3 – EL SELLO “MARIANA”

“Me gusta trabajar antes de que las cosas existan, estar en el diálogo con el artista, ser parte de la cocina. Suelo ir mucho a los talleres. Yo digo que hago terapia de obra. Trabajo escuchando a los artistas y devolviéndoles eso que ellos me comparten. Suelo respetar mucho el deseo original, me cuesta descartar ideas”. El intercambio para Mariana lo es todo. “Me defino como el sparring en el boxeo: soy la que sostiene para que el otro pegue. Digo: “Vení, golpeá acá”. Para los artistas, funciono como el primer público al que deben enfrentarse”.

CRO_2779 copy

CAPÍTULO 4 – VISIÓN DEL ARTE CONTEMPORÁNEO

“El lenguaje contemporáneo dejó de ser evidente. Ya no está todo ahí, ahora hay que indagar un poco más. Siempre digo que si hay algo que lo demuestra es que, hoy el departamento de producción de un museo suele estar compuesto por tres ó cuatro personas, mientras que en el Departamento de Educación, hay unas 15. Es decir, está casi triplicado el número de gente que está trabajando para que una muestra “se entienda” respecto de otros momentos del arte, y eso dice mucho del arte contemporáneo”.

CRO_2785 copy

CAPÍTULO 5 – LO QUE NO ES ARTE

“Me preocupa el artista-comunicador o el artista creativo. Es decir, aquel que quiere hacer para que “se entienda”. Creo que lo más interesante que tiene el arte se da cuando el artista no tiene ni idea de lo que está haciendo. Considero que tiene que haber una cuota de misterio en lo que se hace. El artista quiere que su obra “se entienda” pero lo cierto es que su soberanía sobre ella es limitada: una vez que la exhibe ya es del otro. Lo que pasa, pasa. Y lo que pasa, vale”.

CRO_2800

CAPÍTULO 6 – LADO B

“Soy instructora de yoga. Charlo mucho con mi hermana sobre la coyuntura, el mundo…ella es socióloga entonces el diálogo con ella me sirve mucho.

También leo, tanto poesía como narrativa. Algunos de mis autores preferidos son: César Aira, Roberto Juarroz, David Lynch. Me conmueve muchísimo la cabeza creativa de personajes como Laurie Anderson o de Patti Smith, que creo, ya no se ven.

Además, voy mucho al teatro. Para mí esa es una gran fuente de inspiración”.

Untitled-1 copy

CAPÍTULO 7 – PRÓXIMOS PASOS

“Me gustaría trabajar en una muestra de arte político. Me interesa mucho el tema del feminismo y siento una urgencia por empezar a hablar de ese y otros temas de la coyuntura”.

CRO_2825

CAPÍTULO 8 – BONUS TRACK

Un color: El del atardecer.

Una palabra: Compromiso.

En qué creés: En el diálogo, la curiosidad, la amistad.

Una verdad: La unión hace la fuerza.

Una mentira: Que “no se puede todo”.

Un lugar: El mundo.

Un objetivo: Seguir fiel a mí misma.

Un sueño anhelado: Vivir cerca del mar.

Un sueño cumplido: Vivir de lo que me apasiona y viajar gracias a eso.

Un misterio: El futuro y lo que nos anima día a día a seguir.

Un amor del arte: Laurie Anderson.

Epílogo: “Cualquier tipo de control es, para mí, una ilusión. Siempre digo a los artistas: Soltalo y sumergite”.

Autor: Clara Gómez Carrillo
Tags

Post similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

16 − 7 =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>