ESPECTROS, por Segundo Luchia Puig

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on FacebookEmail to someone
Lo que está quieto, aún oscila.
Cuando está mudo, todavía habla.
Lo que parece vacío, esconde un algo.
La nada no existe.
Siempre hay alguien más.
Somos de otro el reflejo.
El espectro siempre está ahí.
A través de penetrantes retratos, 13 reconocidas mujeres -actrices, deportistas, modelos, cantantes, diseñadoras- se transforman en misteriosos personajes que, de manera inexplicable, aparecen en medio de escenarios inhóspitos. Son fantasmas. Reflejos. Presencias que juegan a no estar.
espectros
Allí están: habitando casas abandonadas, asomando por ventanas vacías, caminando por ciudades dormidas o paradas en medio de aquietados bosques.
espectros 2
Espectros es el nombre con el que el fotógrafo Segundo Luchia Puig nombra a este proyecto personal que protagonizan figuras como Mariana Fabbiani, Calu Rivero, Violeta Urtizberea, Laura Laprida, Anita Pauls, María Soldi, Agustina Albertario, Milita Bora, Helena Ayerza o Paloma Cepeda.
Una serie que hipnotiza. Porque no hay forma de escaparle al encuentro cara a cara con esos seres que quieren ser invisibles pero que están ahí. Segundo convirtió esa sensación -“hay un alguien más que siempre está”- en impactantes escenas. Imaginó situaciones. Buscó espacios. Persiguió intuiciones. Viajó kilómetros. Escuchó silencios y soledades. Y así registró -o inventó- la no-existencia de estas 13 mujeres en rincones de la Argentina que sólo él descubrió.
“Espectros es una respuesta a estos tiempos donde las fotos sólo nos muestran aventureros, jóvenes, lindos…felices. Un intento por contar otra cosa”, dice el fotógrafo.
espectros 3

Momento Violeta

Aunque seguramente las reconocidas caras de Mariana Fabbiani o Calu Rivero sean las primeras en llamar la atención del espectador, para descubrir la raíz de los Espectros, convendría detenerse unos minutos frente a Violeta. La más pequeña de todas las damas de blanco está parada entre pastizales, lleva un farol en su mano y mira atónita el ojo de la cámara. No podemos saber qué imagen la tiene así de atónita. Pero podemos saber que tiembla.
Es que, para esta experiencia, Segundo Luchia Puig invitó a su propia hija -Violeta- a jugar a ser invisible. Y, como un verdadero “fantasma profesional” Viole posa para su papá y termina siendo, -al menos para esta cronista-, la mejor representación de los Espectros, personificando sin miedo la más perfecta expresión de terror y escalofrío que pueda tener la serie.
Por el resto, convendría recorrer cada una de estas imágenes y ver qué es lo que a uno le pasa. Sentir, por un instante, la compañía. Percibir, con los ojos, el silencio. Observar, evaluar, apreciar descubriendo que, en realidad, son ellos -los espectros-, los que, desde el otro lado (y a cada rato), nos persiguen, evalúan y observan.
Violeta, Espectros
Autor: Mora
Tags

Post similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

diecinueve − uno =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>