Laura Varsky: la disquera

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on FacebookEmail to someone

Laura Varsky: la disquera.

Único vs. masivo. La funcionalidad del diseño responde a necesidades prácticas y que estas hagan nuestro día a día cada vez más lindo. Abrimos un cuaderno, recorremos las letras en un disco, nos ponemos un vestido y encontramos algo que nos gusta. Ahí están las líneas que genera Laura Varsky. Fuimos detrás de ellas para entender cómo se produce aquello que acumulamos por gusto.

Laura_Varsky_4

PAPELES SUELTOS

“No hay rutina. No, no hay rutina posible. Trabajo cuando puedo.” Laura es diseñadora gráfica recibida en la Universidad de Buenos Aires, ilustradora por inquieta y madre por partida doble. Si no tiene un modo establecido de hacer las cosas es por esas ganas de explorar, de cambiar, de volver a probar que la definen. No dibuja por placer, piensa mucho antes de ponerse a hacerlo. Cuando arranca un proyecto necesita un cuaderno y un lápiz en el escritorio. Al principio se arregla con pocos elementos porque sus bocetos son pequeños, ni colorea sino que anota: acá amarillo, allá azul. Utiliza el rojo para trabajar aunque su color es el turquesa.

Laura_Varsky_7

Distrito Arte: ¿Tenés algún recuerdo ligado al dibujo?

Laura Varsky: Recuerdo lo típico, un taller de dibujo que hice de chica. Mis viejos son médicos pero a mí papá le gustaba dibujar letras y me enseñaba. Se esmeraba. Recuerdo sus dibujos debajo de la carpa de los campamentos que hacíamos y mi fascinación; mis agendas en la preadolescencia –escribía todo lo que hacía con mucho esmero–; también le ponía mucha onda a las tapitas de los cassettes.

DA: ¿Cuándo surge la idea de estudiar diseño gráfico?

LV: Tenía 16 años y el hijo de unos amigos de mis viejos estudiaba diseño en la FADU – UBA. Estaba haciendo un trabajo práctico sobre un libro experimental del té o el café, no recuerdo, pero me fascinó. Yo estaba lidiando con geografía en la secundaria. Ahí me decidí.

Laura_Varsky_12

BANDA DE SONIDO

“Tenía muchos amigos músicos de Ramos Mejía, de Haedo, así que naturalmente pasé a cumplir el rol gráfico.” Mientras Laura aprendía en Ciudad Universitaria practicaba en discos de música alternativa de esa época, los 90. Decantó en el diseño de tapas, aunque lo entiende como totalidad de los discos.

DA: ¿Cómo fue el traspaso de la universidad a la profesión?

LV: Cuando arranqué nadie vivía de lo que hacía, era un hobby. Me fui armando un portfolio. A mí me gustaban “Los Caballeros de la Quema” y en los primeros años de la carrera hice un trabajo basado en un rediseño de un disco de ellos. No sé cómo pero lo vieron y, como justo estaban pidiendo que les envíen ideas, me ofrecieron que mande algo. Quedé y me asesoró un profesor que trabajaba en Musimundo, porque eso era lo más cercano. Ese fue uno de los primeros discos que hice profesionalmente. No tenía la menor idea de nada, nunca había realizado nada para imprenta. Fue un poco aprender a los golpes.

Entrevista_LauraVarsky

Del papel a la computadora, del cassette al CD, a Laura le tocaron los momentos de quiebre. “Disfruto del formato porque es muy fácil pensarlo en una totalidad”, dice. Recibió un Grammy Latino por la dirección de arte de “Café de los Maestros” en 2006, un trabajo más que compartió con Gustavo Santaolalla, dónde pudo trabajar sin restricciones en una edición especial doble, con libro incluido.

Llegó la crisis del formato y también el cansancio de diez años haciendo lo mismo.

DA: ¿Cuándo aparece ilustración?

LV: Después de los trabajos en papel, estábamos todos frente al monitor. Yo ya estaba en pareja con Christian (Montenegro) que tiene formación en ilustración y fue él quien me lo sugirió. Arranqué un taller y fui subiendo las cosas que hacía a la web y aparecieron pedidos. No fue pensado así. Empezó en mi crisis con el diseño. Al ser freelance tenía que hacer todo, era un poco arduo y estaba cansada, tenía 10 años diseñando discos. Fue una decisión consciente: me voy a dedicar a ilustrar y no voy a tomar más trabajos de diseño. Era un riesgo que tomé y funcionó.

DA: ¿Sentís que hay algo más de autor?

LV: Si, claro. Para mí, en el diseño yo generaba el lenguaje gráfico de otros. Ponía mi mirada sobre el otro, era una traductora. Con la ilustración hice eso mismo pero conmigo. Hay algo autoral, 100%.

ILUSTRACIÓN APLICADA

“La primera vez que vi un disco en una batera fue un shock: me di cuenta de que aquello que uno hace, llega a las manos de otro. A mí lo que me gusta del diseño y de la ilustración es la masificación. Me atrae que un dibujo se vuelva reproducible. Eso con los cuadernos y con la ropa es genial. Tengo mala memoria pero me acuerdo de los objetos. Me da esa ilusión, que esa misma sensación se le genere a otro. Tengo un poco (leer en tono irónico) de cosas, genero un vínculo con ellas”, cuenta Laura. No hace falta aclararlo. En las paredes de su casa cuelgan decenas de pequeños cuadros y los muebles están abarrotados de objetos varios. No hay rincón sin cubrir.

CD’s, libros, tres colecciones con la marca de indumentaria española Skunkfunk, una licencia escolar con Ángel Estrada y hasta su propia tipografía: Lady René. Los trazos de Laura Varsky su cuelan en nuestra cotidianidad. Y sus días se encuentran dedicados a seguir dibujando elementos que usamos todos los días y nos encantan. La fascinación de tener algo que pudo ser único pero se transformó en listo para llevar.

¿Un artista? Williams Morris. Más contemporánea: Catalina Estrada.
¿Un color? Turquesa.
¿Un material? Ahora estoy trabajando digital pero voy cambiando.

Fede Kane

Dirección de arte. Fede Kane.

Autor: Mariano Carrizo
Tags

Post similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

16 − uno =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>