Gerardo Feldstein: artista zen

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on FacebookEmail to someone

Gerardo Feldstein: artista zen.

Gerardo Feldstein

De la ingeniería al arte.

Estudié ingeniería electrónica pero no terminé. Me recibí de técnico electrónico con orientación en telecomunicaciones en la secundaria. No sabía ni arreglar una radio. Por inercia elegí la facultad de ingeniería. Me gustaban mucho las matemáticas y la física. Recuerdo noches enteras haciendo fórmulas y diferenciales, cosas muy abstractas. Ahora que lo pienso, había algo muy gráfico en todos esos símbolos. Entré con el tercer mejor promedio en el examen de ingreso. Con el tiempo empecé a declinar, a sentir que no era para mí. Eran épocas duras, era la época de la dictadura.

Empecé a buscar qué quería porque no lo sabía. Un día pasé por la ventana de un taller de plástica y me sentí atraído por un imán. Entré, pregunté si podía pasar, me senté y me puse a dibujar. Sentí que me volvió el alma al cuerpo después de muchos años. Así empecé este camino.

La electrónica fue mi sostén económico hasta el año 2000. A veces pienso que es una lástima que no tuve contacto con la profesión artística más temprano. Al mismo tiempo, esa parte me sirvió para dar solución a cuestiones técnicas en las esculturas o para tener aparte del pensamiento poético, loco y lírico, un pensamiento lógico, técnico, que ayude a sostener esa idea que se levanta en el aire.

El resto de mi familia se dedicó a profesiones más serias, esas que dan plata (se ríe). En cambio, durante la mayor parte de la carrera, yo comí arroz integral porque era lo más barato. Una vez leí que el arroz tenía todos los nutrientes necesarios para vivir entonces dije que iba a comer todos los días. Estuve muchos años en la lona total. Pensaba: “¿Qué voy a hacer?” Jamás pensé que iba a vender una obra.

Gerardo Feldstein

Acá y ahora.

También estudié budismo zen. Estudiaba teatro con Carlos Gandolfo. No sólo fue maestro de teatro sino de vida. De esos que decís “me abrió la cabeza”. Nos recomendó el libro El Zen en el arte del tiro con arco (Eugen Herrigel). A partir de ahí empecé a practicar el budismo zen. Por momentos no lo practiqué porque soy un tipo inconstante pero hace dos años me conecté de vuelta, me puse la camiseta y ahora tengo una práctica continua con un grupo y un maestro. Estoy muy contento con eso.

El budismo zen consiste en sentarse en un zafu (un almohadón), en posición de loto, con la espalda estirada, las rodillas en el piso y concentrándose en la respiración. Sobre todo la exhalación que tiene que ver con el vacío. En términos genéricos propone que hay que vaciarse como un recipiente antes de volver a llenarse. Es decir, concentrarse en la respiración y aprender a amigarse con este instante aquí y ahora. El eje es meditar en silencio. Trato de hacerlo todos los días. A veces hasta dos veces por día. Si estoy muy cruzado, varias veces al día.

Gerardo Feldstein

Para disfrutar de una obra.

Apaguen el celular. Por lo menos un ratito. Tómense el tiempo para ver una obra. El arte plástico, por lo menos el tradicional, es una manifestación artística que está ahí y seguirá así. Hay que tomarse un tiempo de conexión con uno mismo. Un tiempo meditativo, diría.

Lo que ustedes vean ya es un problema de ustedes (se ríe). El 50% lo hace el artista y el otro 50% lo resuelve el espectador. Es muy subjetivo y tiene que ver con las vivencias y los saberes de cada espectador. He visto gente que se caga de risa y gente que llora frente a una misma obra. Por ejemplo, en un personaje que estaba colgando de un cuadro, un chiquito vio una situación lúdica mientras que vi lloriquear a una persona mayor y después me enteré de que era porque lo relacionaba con el holocausto. O sea, hay tantas interpretaciones como personas en el mundo.

* Podés ver más de él en su página de Facebook.
Lucia Fernandez Nunez
Fede Kane

PERIODISTA 

Soy Lucía Fernández Núñez. Tengo unos 15 sobrenombres empezando por Lu, pasando por Luciérnaga y terminando en Pinuna. Nunca me incentivaron a hacer deporte pero sí a leer, mirar y crear. En el medio me convertí en licenciada en Comunicación Periodística y estudiante de una maestría en Gestión de Contenidos. Todavía estoy descifrando qué quiere decir todo lo anterior.

FOTÓGRAFA

Soy Maia Croizet. Fotógrafa, amante de los autos y la comida.
Vivo en Buenos Aires y México es mi segundo hogar.
Tengo una gata que se llama Lupita.
Pueden ver más de mí en Facebook.

DIRECTOR DE ARTE

Soy Fede Kane. Nací en Buenos Aires. A los cinco años empecé a pintar en un taller de barrio con mi mamá. Hago arte en múltiples formas. Soy director de arte, serigrafista y muralista. Más de mí en Facebook.       

Autor: Mariano Carrizo
Tags

Post similares

Comentarios (1)

  1. Inés Ayerza dice:

    Genio!

Responder a Inés Ayerza Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

dos × cuatro =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>