Federico Villarino, la fórmula

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on FacebookEmail to someone

Federico Villarino, la fórmula

Fede_Villarino

Rutas, que llevan a rutas, que llevan a rutas…Y así fue como el camino nos condujo hacia Federico Villarino, a un universo que oscila entre lo matemático, lo específico, lo objetivo y lo completamente sensible. De hecho, lo primero y último que remarca en la entrevista es que desde hace meses es papá, y eso sí cambió en verdad todos sus parámetros.

La pintura

¿Cómo definirías tu obra?
Lo que más me identifica son los paisajes con figuras geométricas. Trabajo mucho los opuestos, que unidos en el cuadro terminan siendo una sola cosa. Juego con lo que yo llamo el sincretismo: la abstracción y la figuración, lo artesanal y lo digital.

¿Qué representan las figuras?
Son fórmulas científicas y matemáticas que busco y cuyo resultado es ese dibujo, que termina siendo algo bastante deforme. Son fórmulas bastante largas, con varias líneas de cálculo, números y variables. Yo juego con esas fórmulas, las modifico y al hacerlo estas grafican algo. Los primeros cuadros eran muy simples y después se fueron complejizando. Pero me gusta lo simple, porque como decía Sol Lewitt cuanto más simple es la figura geométrica, más intensa y más fuerte se vuelve.

¿Y los paisajes?
Al principio eran siempre interiores, de imaginación.Después empecé a trabajar con fotografías, con formas y proyectos que hacía en la computadora.

FedeVillarino_Retoque 1B copy

Punto de partida

Hace falta retomar la primera ruta, la de su infancia, para entender cómo es que Federico llegó a plasmar en su obra dos universos tan distintos. Nació en Remedios de Escalada. Estudió en la Escuela Industrial y después decidió seguir la carrera de Bellas Artes.

FedeVillarino_Retoque 2 copy

“Cuando era chico jugaba dibujando, era mi elemento. Después estudié piano. Fue mi primer aproximación a lo artístico pero no funcionó”, cuenta. El dibujo técnico marcó su adolescencia. Fue durante muchos años materia fundamental de su vida. “Me parece interesante porque es el dibujo normalizado, sin la parte sensible, sin la subjetividad. Es totalmente objetivo para que otro pueda interpretarlo”, explica.

Más adelante, el trabajo en una fábrica le dio también la necesidad de plasmar y producir. Este último aspecto explica también el por qué de las extrañas herramientas que se encuentran en su taller: una mesa de luz, una batea, reglas.

Federico fue además asistente de Marta Minujín, participó de una clínica con Fabián Burgos y actualmente, no sólo pinta, también trabaja como escenógrafo.

¿Próxima parada?
Me gusta trabajar en series. Me resulta más cómodo y estructurado. En mis obras, no vas a encontrar grandes cambios. Yo voy avanzando con pequeños pasos, pequeñas modificaciones, voy avanzado…como un camino. Yo tenía una obra hace un tiempo a la que llamé “Rutas, llevan a rutas, llevan a rutas…”. Y esa es quizás una buena descripción de cómo trabajo. Porque una cosa me va llevando a la otra.

¿Cuál es tu fórmula?
Suelo trabajar en capas. Cuando pienso una obra, la pienso con las capas. La última, la visible, está hecha de aerosol. Pero suelo trabajo con pintura y yeso, látex, paisajes pintados en óleo a los que luego le sumo figuras, líneas.

FedeVillarino_Retoque 3 copy
federico 1
federico 2
federico 3
Autor: Clara Gómez Carrillo
Tags

Post similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

cinco × 3 =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>