El Ron de la gente

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on FacebookEmail to someone

El Ron de la gente

Entrevista_Martin_Ron

Nombre y apellido: Martín Ron.

Nacionalidad: Argentino.

Edad: 34 años.

Profesión: Muralista.

Se lo conoce por: Embellecer grandes paredes con imponentes escenas. Por imprimir hiperrealismo con cada una de sus pinceladas. Por llevar su arte al espacio público del mundo.

✱✱✱

Estamos en el jardín de Casa Catedral, el lugar que eligió para dar su taller entre cuatro paredes, armar comunidad y salir a pintar. Hace calor y noviembre se siente bajo la humedad de San Isidro. Martín habla con las manos, gesticula mucho y se ríe bastante. Prendo el grabador y empezamos la entrevista. Esto fue lo que quedó de esa larga y tendida conversación.

DSC_7228
DSC_7252

“Bety la tenía clara”, dice Martín mientras sonríe y toma un mate. Bety era una señora que en Tres de Febrero, a siete cuadras de su casa, le enseñó técnicas, colores y movimientos artísticos.

El primer mural fue muy importante para mí. Lo hicimos en San Martín, provincia de Buenos Aires, en un hogar de ancianos, organizado por la municipalidad y éramos un contingente. Fue junto a mi primo y hermano en 2003.

Cuando terminó el colegio se anotó en dos carreras: Ciencias Económicas y Bellas Artes. Luego de dos años en económicas, largó y empezó Diseño Industrial en la Universidad Tres de Febrero, donde empezó a investigar más de cerca los materiales mientras pintaba murales.

Nunca dejé de pintar. Es como en todo: te vas encontrando, va y viene. Hoy tengo más constancia y tengo muchos proyectos que quiero reinventar. Con los murales me conecté  con la pintura desde otro lugar. Principalmente, por el contacto con la gente.

La calle. Siempre te tenés que trasladar hacia donde te llaman y es ahí donde descubrís el territorio. Se generan microclimas que traen gente, propuestas y nuevas aventuras. Eso es lo que más me gusta: la libertad total.

DSC_7276

Martín Ron es de la gente y eso es lo que busca: que su obra le guste a la mayor cantidad de personas. “Me gusta que mueva muchas personas. El mural está quieto pero tiene que generar cosas en la gente”, dice.

Ser “Martín Ron”. Siempre lo fui porque desde chico que pinto y me gustan los rostros, la figura humana, el hiperrealismo. Siempre estuve en la misma línea, incluso con los murales.

Pintar con gente. “No hay metodología, depende de cada proyecto, su tamaño y el tiempo. Cuento con al menos 40 personas que sé que llamo y pueden estar interesados en participar. Cuando nos juntamos, vemos cómo lo resolvemos. Está bueno que sea participativo, aunque obviamente yo tiro algunos lineamientos pero incentivo a ideas nuevas”.

Las paredes y el paso del tiempo. Me encanta ver cómo pasa el tiempo en mis obras, porque todo se va degradando. No me interesa restaurarla, me gusta que esté inmaculada pero desgastada. El tiempo en cierta forma le da un toque, es parte de la obra. 

La gente y el movimiento es lo más importante. Todos los días me contacto con gente nueva y con lo que pasa en la calle. En definitiva yo también estoy contando mi historia. Por otro lado, quien me conoce, sabe que no me quedo quieto. Me inspira el movimiento, conocer lugares nuevos y descubrir el mundo.

Hacer arte puede volverse muy personal, individual y solitario. Sin embargo, Martín corre con una ventaja: sus obras son inmensas y siempre necesita ayuda. Tiene un compromiso muy fuerte por hacer que su arte sea de la gente, “que sea parte de la calle como lo es un árbol, una casa o un semáforo”, dice.

Actualmente, Ron sale a pintar con sus alumnos de Casa Catedral, aunque mantiene su comunidad en Tres de Febrero y las paredes siempre le dan la bienvenidas a su arte. La última intervención fueron las paredes de la UBA de Martínez, provincia de Buenos Aires, y quién sabe por dónde seguirá.

Es casi el mediodía y estamos cerrando la entrevista. Ya hay demasiada confianza en el diálogo así que entre comentario y comentario hacemos un ping pong antes de las fotos. Una buena charla, un jueves de noviembre de 2015.

PING PONG

Una película: Mr. Nobody.

Un olor: Escencia de trementina.

Un color: Azul.

Una comida: El curry de Bangladés.

Un lugar en el mundo: Uno que no conocí.

Una persona: Los que ya no están más.

Una canción: Imagine – John Lennon.

Julia Fernandez

Dirección de arte. Julia Fernandez Cheron 

Ayudantes de producción de arte: Roma Gago Sarah Fernandez Oks.

Autor: Magdalena Ehul
Tags

Post similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Nueve + diecisiete =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>