El arte de contar historias

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on FacebookEmail to someone

El arte de contar historias

Columna del especialista

Storytelling hace referencia al arte de contar historias, y como cualquier destreza artística, busca expresar ideas y emociones a través de diversos recursos. En vez de seleccionar un tipo de brocha o un color, los cuenta cuentos (o storytellers) seleccionan con cuidado cada palabra para poder pintar imágenes sensoriales, hacer volar la imaginación y revelar una nueva visión del mundo.

Los hermanos Grimm, son posiblemente unos de los storytellers más reconocidos de mundo ya que no simplemente escribían historias, sino que sus cuentos como Hansel y Gretel o Blanca Nieves y los Siete Enanitos, transformaban la realidad de los niños del siglo XIX, muchísimos años antes de la aparición de la televisión. Hay músicos que también cuentan historias con su música y sus líricas, como Pink Floyd, por ejemplo, quienes lograron potenciar aún más la relevancia de a caída del Muro de Berlín con sus acordes y palabras.

Todas las personas tienen algo para compartir, pero muchas veces resulta difícil encontrar las palabras indicadas para hacerlo u ordenar los sucesos para que suenen interesantes. Es fácil identificar aquellas personas que saben contar historias, y con frecuencia, se vuelven el centro de la atención durante una cena, una fiesta o incluso una reunión de trabajo. Pero, ¿cómo logran que sus relatos sean tan buenos?

Sin importar si estas personas cuentan con un talento natural o lo han aprendido en cursos de oratoria, los buenos cuenta cuentos o storyltellers, tienen las siguientes cosas en común:

1. Conocen su audiencia: saben a quiénes le están hablando y adaptan la historia de acuerdo a ellos. Pueden cambiar el tono o el lenguaje que utilizan. Incluso, si su audiencia está presente pueden alargar o acortar la historia según la reacción de su público. Pero siempre tienen en cuenta a quiénes le están hablando.

2. Recuerdan a la perfección los aspectos claves historia (conocidos en inglés como los 5W): quién es el protagonista, qué sucede, cuándo suceden los hechos, dónde suceden los hechos y por qué suceden. Esto les permite modificar el orden según la reacción del público y regresar al hilo narrativo en caso de que se vayan de tema con ejemplos o minuciosos detalles. Las 5W son los componentes básicos de una narrativa y ayudan a mantener el interés de las personas, ya que uno siempre está esperando esta información.

3. Adornan el relato con detalles e imágenes: estos recursos son el condimento indispensable para cautivar a los espectadores. Un buen contador de cuentos es un mago de emociones, un creador de momentos que apela a los sentidos de las personas para que éstas vivan el relato en carne propia y viajen a una nueva dimensión.

4. Saben cómo termina la historia: generan interés y captan la atención durante el relato, pero dejan el remate para el final para mantener la expectativa hasta el último momento.

El arte de contar historias no es fácil, pero si uno conoce los ingredientes principales y tiene la receta, ¡lograrlo es sólo cuestión de práctica!

385db841-1bc5-449c-9076-1ada5eab02f5

Laura Vaillard es Directora y Fundadora de Medialo Consulting, una consultora dedicada a ayudar a las empresas a crecer a través de historias brillantes. Profesional trilingüe con más de 12 años de experiencia internacional en marketing de contenidos y prensa en Latinoamérica, Estados Unidos, Europa y África.  Cuenta con un MBA en Media Management por la Universidad de Navarra (España) y es Lic. en RRPP y Publicidad Internacional y Lic. en Psicología por Texas Christian University (EEUU).

Autor: Magdalena Ehul
Tags

Post similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

3 × 1 =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>