De arte y artistas: Duilio Pierri

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on FacebookEmail to someone

De arte y artistas: Duilio Pierri

Entrevista_Delicacancela

Es jueves de invierno pero hay un sol que pega fuerte. Son las 10 am y llegamos a Don Torcuato, Buenos Aires, la fotógrafa, el director de arte y yo. Duilio Pierri nos abre el portón de su casa, entramos el auto, bajamos las cosas y nos vamos al fondo.

El jardín es inmenso, con muchas plantas haciendo fotosíntesis y algunas en cajones con una pala al lado, que aparentan llegar recién. En el fondo: un galpón. Duilio abre la puerta y nos invade el olor a pintura. Enormes cuadros de colores de él y su mujer están en todas partes. Una salamandra prendida que da calor y dos perros simpáticos nos saludan. Nos ofrece café, nos trae unas galletitas y empezamos con la nota.

Círculo virtuoso

Su madre, su padre y su abuelo materno eran artistas. Su vida se desarrolló en un ambiente donde las charlas y reuniones de arte, con reconocidos artistas argentinos como Pettoruti, Forner, Russo, Peralta Ramos, eran moneda corriente. Creció en Devoto donde de adolescentes formó un grupo, el “Movimiento de Unidad Anarquista”, con quienes pintaban las paredes del barrio con páginas enteras de Bakunin.

duilio_1

Distrito Arte: ¿Cómo era vivir con dos artistas como padres?

Duilio Pierri: Y ahora vivo con una mujer…además mi abuelo materno también se sumaba a la lista de artistas en la familia. Yo me sentía bien, me gustaban las charlas de arte que se daban en casa ya que la mayoría de los amigos de mis viejos eran del ambiente artístico.

DA: ¿Eran permisivos?

DP: Sí, eran permisivos, pero no eran personas desbolados. Yo creo que me malcriaron, no solo soy hijo único sino que me tuvieron tarde. Eran una típica pareja de intelectuales bohemios.

DA: ¿Pasabas tiempo con tu padre?

DP: Mi viejo era un fanático que pintaba todo el tiempo y era como que lo único que hacía era eso. Él era metódico y tuvo el taller fuera de casa. De todos modos, siempre me dio acceso a la pintura.

DA: ¿Cómo eran los artistas que pasaban por tu casa?

DP: Había de todo. Tenías a un Berni y Pettoruti de traje, a una Raquel Forner seria y a un Federico Peralta Ramos extravagante.

Marcando el paso

Su crecimiento como artista pasó por Buenos Aires, París y Nueva York. Empieza a estudiar en la Escuela Nacional de Bellas Artes “Manuel Belgrano” y en la Escuela Superior de Bellas Artes “Ernesto de la Cárcova“. En el año 1975 fue becado por el gobierno francés y reside en la Cité Internationale des Arts de París, donde se rodeó de jóvenes artistas como él. Años después, decide irse unas semanas a Nueva York, donde termina quedándose 4 años.

duilio_2

DA: ¿Qué aprendiste de tu estadía en París?

DP: Fui becado, no aprendí nada pero me cagué de risa. Tuve un primer momento donde salía y me divertía. Era la época del flower power, aunque yo con amigos argentinos lo llamábamos “Ceibo power”. Después, tuve un accidente en la carretera París- Amsterdam donde hice el “clic”. Me torcí un pie y tuve que estar 20 días en reposo, así retomé la pintura.

DA: ¿Qué fue lo más loco que te pasó en Nueva York?

DP: Yo estaba buscando galería y allá éstas mantienen una línea estética, no exhiben cualquier cosa. Saqué buenas fotos y me acerqué a una galería donde había un galerista inglés, Alan Franklin, el cual se tomaba un día en la semana para ver carpetas. Le llevé la mía y me dijeron que pase en 15 días. Cuando volví, al tipo le había interesado mi trabajo y quiso venir a mi taller. Estábamos por octubre, abre su agenda y me dice: “¿El 15 de abril qué haces? ¿Podés a las 19 hs?” . Le dije que sí y ese día a esa hora, me tocó el timbre. 

DA: ¿Hoy por hoy tenés rutinas para pintar?

DP: No soy metódico, a veces paro con un cuadro y termino con otro. Trato de pintar todos los días, pero me resulta difícil empezar una disciplina.

DA: ¿Alguna vez te aburriste de la pintura?

DP: Todo el tiempo me aburro, pero a veces si paso muchos días sin pintar me empiezo a poner mal, no sé por qué. Vuelvo a pintar y me siento bien. Con la pintura siento cosas que no experimento con nada más.

Su nombre es raro y poco común, pero como todo, tiene una historia: “Mi familia era anarquista y no ponían nombres cristianos, todos tenían nombres paganos. Duilio entraba en los cánones porque era un nombre italiano y no entraba en el santoral, cosa que agradezco enormemente. Cuando yo nací, estuve 6 meses sin nombre hasta que aceptaron mi nombre como tal”.

DIEZ RÁPIDAS

  1. ¿Un color? Azul.
  2. ¿Un libro? ¡Qué pregunta difícil!
  3. ¿Una película? Hay muchas que me gustan-, pero puede ser Macbeth de Polanski.
  4. ¿Una comida? Asado.
  5. ¿Una obsesion? La obsesión.
  6. ¿Un lugar en el mundo? Uruguay.
  7. ¿Una persona? Magui mi mujer.
  8. ¿Algo antes de morir? No morir.
  9. ¿Una palabra? Pintura.
  10. ¿Un momento del día? La siesta.
Fede Kane

Dirección de arte. Fede Kane.

Autor: Magdalena Ehul
Tags

Post similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

uno × tres =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>