Alfredo Segatori: un muralista de Buenos Aires

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on FacebookEmail to someone

Alfredo Segatori: un muralista de Buenos Aires.

Alfredo Segatori o “Pelado” es un muralista que está tramitando el premio Guinness por el mural más grande del mundo hecho por una sola persona, “El Regreso de Quinquela”. En febrero, en una casona violeta del barrio de Flores que funciona como el taller y escuela de su mujer, nos recibió para que lo conozcamos en profundidad.

Alfredo_Segatori4

Cuando llegamos a la esquina de Paez y Granaderos, Alfredo nos esperaba sentado en un tacho de pintura desde donde retocaba su mítico Bondi Gallery. Es un personaje excéntrico, uno de los primeros grafiteros de Buenos Aires y que arrancó su camino artístico allá por la década de los ’90. Hoy, con 44 años, dice sentirse “realizado”.

Alfredo nació y vivió la mayor parte de su vida en Buenos Aires. Su familia, por el lado materno, está muy ligada a lo artístico. “Mi mamá es pintora y mi bisabuelo también era artista. Él hizo la carrera de Bellas Artes y a los 75 la volvió a cursar porque sentía que estaba desactualizado. Por el lado de mi viejo son todos tanos. Mi viejo es psiquiatra y tengo una hermana, Carla, que está en otro rubro”, cuenta.

En su presente, Segatori es docente de la UBA a través del Centro Cultural Ricardo Rojas. Su curso lleva el nombre de Aerosol Urbano y es parte del área de artes visuales. Para aquellos que les interese ser parte, el mismo arranca el 25 de abril y la inscripción online ya está abierta.

¿Cómo fue tu camino artístico?

Fue una de esas cosas que se van dando sin querer. Estaba trabajando como profesor de Educación Física (estudié y me recibí de profesor) y de a poco me fui involucrando con el mundo artístico. Viajé a San Pablo para la Bienal en 1994 y conocí a muchos grafiteros. Me involucré en este mundo nuevo para mí y, en un principio, hasta pensé en dejarlo porque no le podía agarrar la mano a los aerosoles. Un día, al poco tiempo de eso, me ofrecieron hacer una entrevista y una producción con aerosol y salió algo bueno. Me enganché, empecé a practicar y acá estoy.

¿Hasta que no te relacionaste con los paulistas no tuviste vínculo profundo con el arte?

Había hecho algunas cosas en pintura pero nada demasiado grande o copado para ser mostrado. Fui a Brasil para descubrir esta faceta del arte que en el país todavía no sonaba y me interesaba.

✱✱✱

De joven abrió un restaurante en Mercedes y perdió sus ahorros por primera vez. Después de eso, se trató de enfrentar nuevos desafíos y volver a empezar. Después de su viaje a San Pablo y sus primeras conexiones con el mundo de los grafiteros, en 1996 hizo su primer mural: “El Vómito Publicitario”. Dice que le gusta llamarse a sí mismo pintor o muralista pero no dibujante. “En papel nunca me gustó bocetar porque no tengo paciencia. Para hacer lo que hago hoy y hace veinte años no necesito dibujar o planificar con demasiada anticipación: busco referencias en imágenes si es que las necesito y de ahí ya parto hacia delante. De alguna manera fui implementando las distintas técnicas que se pueden usar en esta disciplina: la mano alzada, las cuadrículas, lo abstracto, está bueno explorar y jugar con los límites de lo que se puede hacer para lograr el objetivo que quiero”, nos explica.

Alfredo_Segatori2

✱ ¿Cómo seleccionás las imágenes?

Primero surge el concepto de lo que quiero hacer. O sea que lo importante es el qué y que lo pueda realizar. Ese es un poco el espíritu de la cuestión. Hay pocos que se largan directamente a crear en la pared

✱ ¿Cómo funciona?

Por ejemplo: cuando me compré el Bondi quería que el nombre de la obra fuerta “suerte para todos”. Ahí, el concepto ya lo tenía y a partir de eso fui pensando y buscando imágenes que me fueran completando los espacios y que tuvieran una conexión directa a la idea. No me quedo estancado en un tema. Me gusta ir cambiando según lo que me interese hacer en el momento. Al trabajar y vivir de esto también me enfrento con proyectos que quizás no son lo que más me gustan hacer pero que por necesidad los hago. Es parte del artista ir andando por esa cuerda floja entre el mercado comercial y lo que hace porque quiere.

✱ ¿Cómo funciona esta faceta comercial en tu caso?

Hay que rebuscársela bastante: la clave es siempre tener tus ideas claras para mantener una impronta personal. Hay que intentar siempre generar ese punto de encuentro en el que puedas tener una buena oportunidad laboral y poder hacer lo tuyo.

✱ Y tu estilo, ¿Cuál sería?

¡El estilo Segatori! (Se ríe) Podría estar definido en el trazo porque me gustan los goteados y no las líneas tan marcadas. Prefiero esa terminación a una más aerográfica. Desde lo estético, me gusta trabajar mucho con murales de gran tamaño.

Alfredo_Segatori5

El regreso de Quinquela.

En 2014, el Ministerio de Gobierno a través de UPE-UCUMAR contactó al Pelado para contratarlo para hacer un mural en Barracas. Él propuso hacer, dado el espacio físico donde se iba a hacer el trabajo, que la temática central fuera Benito Quinquela Martín. Una vez aprobado el proyecto, Segatori se embarcó en una aventura que lo llevó al camino del Premio Guinness por el mural más grande del mundo.

✱ ¿Cómo fue hacer el Quinquela?

Cuando recibí la propuesta de pintar sobre aquella pared en barracas, propuse hacer a Quinquela Martín pintando uno de sus cuadros. La pared era gigante y al finalizar esta primer etapa, y a pedido de los vecinos que se fueron acercando preguntándome si podía continuar, es que a cuenta propia -ya que el trabajo había finalizado- segui hasta la esquina de San Antonio. Se fueron sumando más pedidos, así continúe gracias al apoyo de Sullair, KWT, Alfa Logística, Perticari. De esta manera el mural creció hacia las calles San Antonio y Lavadero. Pasó el récord del mural es el más grande del mundo pintado por un artista, (el actual récord es de un artista mexicano con una obra de 1650 m2 y el mural “El regreso de Quinquela” ya lleva los 2160 m2) y es por esa razón que en diciembre del año pasado fue noticia en todo el mundo. En este momento estoy realizando el trámite para obtener el certificado, pero lo más importante de la obra no son los m2, sino lo que se género en ese lugar perdido de barracas, en donde a raíz del mural se dio origen al nombre de la plaza “Plaza orden del Tornillo”, y me gratifica que los vecinos quieran donar sus frentes de casa para poder continuar con la obra, es un hecho fuera de lo común que una cuadra completa quiera que siga el mural.

✱ ¿Qué es lo más valioso a la hora de crear en una pared? 

Lo mas valioso del laburo es la situación que se entabla con las personas, cómo también se van apropiando de esa pared. Eso es alucinante, es parte del arte urbano y creo que por eso muchos artistas elegimos hacerlo. En esta oportunidad retraté a gente que vive ahí y se generó algo buenísimo desde ese lado.

Alfredo_Segatori

Alfredo está casado con una artista que se dedica a la escultura de papel, Paula Pons y juntos tienen un hijo que también se ve encaminado en el camino del arte. Mateo tiene siete años y ya fue visto por un galerista amigo de Segatori que le ofreció hacer su primera muestra con sus dibujos. “Él sí es un dibujante y ya tiene una serie hecha. Hace enfrentamientos entre Pacmans buenos y Pacmans malos que luchan por diamantes. Es una metáfora del poder y de la guerra desde la visión de un niño. Copó el living de mi casa y ahora ya es su taller. Yo sigo participando”, contó el Pelado mientras se reía.

 ¿Te interesa transmitir algo en especial cuando retratás personas?

Trato de no esbozar un mensaje. Prefiero dejar que la gente haga su propia lectura. Son más las cosas que se pueden transmitir desde el inconsciente que desde un discurso. Es algo que se baja del mundo de las ideas a nuestra realidad. A mi me gusta escuchar lo que dicen los demás. Cuando hago algo siento en ese momento que es lo mejor que tengo para dar, es por eso que más que ordenar un modo de leer las cosas, es mejor escuchar y quizás descubrir miradas que antes no había visto. Esta es la manera que yo tengo de comunicarme con la sociedad.

¿Te importa lo que dicen los demás?

Siempre que es desde un lado positivo te va a gustar, es natural, pero también es muy bueno escuchar críticas que sean constructivas y no agresivas. La clave está en respetar todo lo que se hace y ser respetuoso con los demás. Trato de no opinar demasiado y que cada uno haga lo que quiera, nadie es quien para decir lo que está bueno y lo que no. En esto, hay mucho sacrificio, muchas escaleras y rodillas un poco rotas.

Domitila
Ale caso

Fotografía. Maia Croizet.

Dirección de arte. Ale Caso.

Autor: Mariano Carrizo
Tags

Post similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

uno × cuatro =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>